REFLEXIONES EN TORNO DEL ARTE CONCEPTUAL

Jordi Rodríguez-Amat

© Copyright 2020. Jordi Rodríguez-Amat

A diferencia de la función que se ha otorgado al arte de cualquier otro momento histórico, el arte conceptual funciona como un lenguaje en el sentido de que no es lo que representa el objeto sino lo que el objeto intrínsecamente manifiesta como lenguaje. Ello supone la desmaterialización del arte. El arte conceptual busca un conceptualismo sin considerar el objeto como tal.

No podemos en ningún momento hablar de estilo. El estilo con todos sus valores formales, compositivos, cromáticos, etc., etc. han perdido todo significado. Es así que el arte conceptual no considera la belleza, ni cualquier otro de los valores del arte de otros tiempos. Si liberamos el arte conceptual de todos estos valores, ¿con que soporte puede el artista manifestarse para expresar el contenido de su mensaje? Esta pregunta es imposible de responder de manera absoluta, ya que el mensaje que puede generar este arte no está codificado.

La lectura que se puede hacer de una obra de arte tradicional es siempre relativa al espectador, relativa a su sensibilidad, a su formación, a sus deseos, entre muchos otros factores. Estos medios no pueden servir cuando el espectador se enfrenta con una obra conceptual. ¿Se puede explicar una obra conceptual si no podemos considerar los valores estéticos? Podemos manifestar que el arte conceptual no trata de destruir todos los principios estéticos sino que no los tiene en consideración. El objeto sobre el que se soporta la obra de un artista conceptual no pretende descifrar ideas en forma de jeroglífico, al contrario, permite por medios no intelectivos un diálogo que, dependiendo del espectador, genere actitudes personales, actitudes que pueden, incluso, ser de rechazo con espíritu irónico o no. El absurdo puede tener, para ciertas obras, una significación. La falta de una determinada formulación sobre la que se pueda sustentar este arte es una de sus características. Personalmente considero que la palabra arte debería desaparecer de este concepto.

Por el simple hecho de que el arte conceptual no puede limitarse a una única actividad o actitud por parte del creador, sus principios se pueden extrapolar libremente a cualquier idea, sea esta concreta o no. La misma, como elemento lógico o absurdo, puede formar parte de la obra. Incluso el principio de desmaterialización del objeto puede ser un elemento válido para el arte conceptual.

Hoy, aunque las obras que pueden ser en el origen de este arte, si es que lo llamamos arte, fueron hechas hace más de un siglo, todavía no ha podido ser establecida una clara línea o concepción que permita su comprensión lógica. Esto nos permite formular la pregunta: ¿el arte conceptual es un juego absurdo? Del mismo modo no es posible formular una teoría que permita niveles de investigación y trabajos.

Aceptando las últimas consecuencias a las que podemos llegar, un creador puede aceptar la negación del mismo concepto de arte conceptual. Personalmente no quiero tomar ninguna actitud, sea en pro o en contra, solo pretendo reflexionar sobre lo que una pequeña minoría aceptan este arte. Es así que no quiero exponer una defensa o una crítica, sino exponer lo que se puede entender por arte conceptual. Cada uno de los lectores de este escrito puede extraer libremente una idea, sea banal o absurda, del que ciertos creadores, algunos galeristas o críticos de arte hacen o trabajan sobre este concepto.

Por último y antes de mostrar algunas de las obras consideradas puntales de este movimiento permitidme una pregunta: ¿quién decide que una obra es arte conceptual?

Jordi Rodríguez-Amat

Septiembre del 2020

Ejemplos de obras de arte conceptual

 

Joseph Beuys: How to explain pictures to a dead hare.

26 de noviembre del 1965.

En la galeria Schmela de Düsseldorf, Joseph Beuys fue explicando los cuadros a una liebre muerta.

 

Piero Manzoni: Artist's Shit.

Mayo de 1961.

Piero Manzoni llenó noventa tarros con sus propios excrementos, numerados del 001 al 090. En una etiqueta en cada tarro, se leía que contenia 30 gramos de sus excrementos.

 

Marcel Duchamp: Bicycle Wheel. 1913

Bicycle wheel es un objeto del artista francés Marcel Duchamp. Consiste en una rueda de bicicleta con su horquilla colocada sobre un tamburete.

 

 

 

 

Ai Weiwei: Forever Bicycles. 2003.

Ai Weiwei utiliza bicicletes para sus obras.

Buscad en internet para ver más obras

Sin presumció he buscado de entre mis obras una que pudiera encajar con el concepto de arte conceptual.

Rodríguez-Amat: Mujer. Objeto encontrado. 2009.

Esta escultura no fue nunca concebida como arte conceptual. La relatividad del concepto me permite presentarla como tal.

 

 

A pàgina inici A Centro de Arte Contemporaneo, Fundación Rodríguez-Amat