LA DANZA DE LA MUERTE 2005 - 2008

Jordi Rodríguez-Amat

Hacía años que Jordi Roca i Rovira, buen amigo de Jordi Rodríguez-Amat y gran conocedor de todo el que pasa en las noches mágicas de los Jueves Santos de la localidad catalana de Verges, de vez en cuando comentaba con el pintor la necesidad de cambiar los vestidos de La Danza de la Muerte. Eran vestidos pintados hacía más de veinticinco años y decía: se tienen que hacer de nuevos. El pintor, conociendo muy de cerca los Jueves Santos de Verges por la simple razón de haber realizado la serie artística titulada Suite de Verges, compuesta por 109 obras entre dibujos y pinturas y 41 fotografías y por la proximidad de su Casa-Taller a esta localidad, así mismo, por haber participado como actor en la Pasión, comprendió aquella necesidad y, una vez estudiado el tipo de material -tela y pinturas a utilizar- empezó a diseñar la forma y el color de los esqueletos.

Los estudios de dibujo del natural y sobre todo de anatomía artística que el pintor había realizado a lo largo de los años pasados enla Escuela Superior de Bellas artes de Sant Jordi de Barcelona como estudiante, ayudaron a conformar el diseño previo y la posterior realización de los vestidos.

Rodríguez-Amat hizo dibujos de todos los huesos de los esqueletos antes de empezar el trabajo. Incluso pintó recortes de ropa negra y, a media luz, estudió exactamente el color de los huesos y las pequeñas sombras que tenía que dar, con la finalidad de conseguir el deseado resultado final.

La realización del trabajo siguió el orden normal. Primeramente el artista dibujó los huesos sobre los mismos vestidos, colocados sobre maniquís, con un lápiz blanco especial para dibujar sobre tela. Posteriormente imprimió una capa de pintura acrílica blanca muy diluida con agua y látex con el fin de que la pintura penetrara perfectamente dentro de la tela. Cuatro nuevas capas de pintura cada vez más espesa, siguieron a la primera. Estas capas fueron teñidas con diferentes tonos de color - un toque de beige, uno de morado y otro con negro humo- para dar el tono de los huesos sobre la luminosidad de la imprimación blanca. Finalmente, Rodríguez-Amat dio un perfil de sombra a cada uno de los huesos y, con objeto de conseguir más relieve, unos toques de luz al otro lado de la sombra.

Fue una obra de muchas horas de trabajo, pues, para la realización de los cinco vestidos, de los cascos, guantes y zapatillas - incluyendo los de reservas y, además, de diferentes números- el pintor invirtió más de trescientas horas. A lo largo del tiempo que duró la realización de la obra, Rodríguez-Amat continuó con su tarea creativa de pintor. Los vestidos fueron pues pintados en momentos en que el artista abandonaba los pinceles de su obra pictórica.

El Jueves Santo del 2008, después de más de tres años de trabajo, los vestidos de La Danza de la Muerte, pintados por Rodríguez-Amat, bailaron por primera vez en Verges.

 

 

 

 

2005 - 2008 / Rodríguez-Amat pintando los vestidos de La Danza de la Muerte de Verges

 

 

2005 - 2008 / Los vestidos de la Danza de La Muerte de Verges

 

 

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

 

 

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

 

 

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

 

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

 

2005 - 2008 / La Danza de la Muerte de Verges

 

Para ver bailar La Danza de la Muerte,

pinchad sobre la imagen :

 

A Centro de Arte Contemporáneo, Rodríguez-Amat: www.rodriguez-amat.cat/ind-es.htm